Cataluña: tras el separatismo, el otro desafío que amenaza el Estado español se llama Islam

0
109

Hannan Serroukh, coordinadora de Estudios Islámicos de GEES, un grupo que asesora a diferentes fuerzas policiales, se ha entrevistado con El Mundo.  Tres días tras el atentado de Cornella contra un agente de los Mossos D’Escuadra, Hannan Serroukh advierte que los musulmanes radicales están preparando líderes yihadistas en las universitarias españolas

En la entrevista con El Mundo, asegura que las primeras víctimas del terrorismo son los musulmanes. “Hay diferentes víctimas del yihadismo y cuando dicen que la mayoría de las víctimas de ese terrorismo son musulmanes, es cierto. No sólo se les decapita la cabeza, también la dignidad o las ideas”, ha comentado.

“Tenemos que vigilar”

Hannan Serroukh nota el cambio cultural en Cataluña por la llegada de Islam. “En Cataluña se han producido tensiones respecto a la instalación de mezquitas. Yo suelo poner un ejemplo muy sencillo: el de la Señora María jubilada que siempre ha ido a la carnicería de al lado a comprarse 100 gramos de jamón y después a tomar un café con sus amigas. De repente, el barrio se transforma”, explica.

Y añade: “la carnicería es jalal, ya no tiene jamón y ella no entra a comprar, no porque rechace el comercio sino porque no tiene un producto. Y en el café no entra porque la mayoría son hombres y se siente desplazada. ¿Quién está ayudándola a entender todo esto? ¿Quién la está acompañando? Sólo la extrema derecha, los racistas de verdad, le dan su versión”.

Llama a la vigilancia. “Tenemos que vigilar. Está claro que Europa va tener un volumen de ciudadanos de confesión musulmana que no suponen ningún problema. Pero de la confesión al orden hay un tramo frente al que tenemos que ser responsables porque hay quienes se aprovechan de la situación en todos los sentidos”, advierte Hannan.

“Lo suyo es controlar”

Con El Mundo, ha señalado a grupos que organizan actividades colectivas “para la infancia, la adolescencia y la juventud dedicadas a la identidad islámica, no a la fe musulmana”. “Estos grupos ya no tienen relación con la Administración excepto en casos puntuales. Aquí entrarían las mezquitas salafistas los supuestos imames que ni saben ni les interesa saber en qué país están, ni el idioma en el que se habla. Lo suyo es controlar”, ha lamentado.

Hannan Serroukh apuesta por la preservación de la identidad occidental. “(…) Hablamos mucho de la identidad del otro pero existe la identidad occidental, española, europea y tenemos que preservarla. Tenemos que saber y ser realistas. Tenemos que empezar a dialogar para sentar las bases de la sociedad del futuro donde ciudadanos españoles van a ser de confesión musulmana. Yo no reniego de ser musulmana pero lo soy en una sociedad occidental en la que he nacido (…)”, ha comentado.

“La cuestión es cuándo llegamos al punto de confrontación”

Preguntada sobre si hay carencia en la Administración catalana, contesta: “(…) se aferraron a la idea de que Cataluña es integradora pero esto no aborda los problemas. Que no haya debate (y sigue sin haberlo) y que no haya fisuras no significa que la convivencia esté siendo buena sino que está habiendo una resistencia”.

Y añade: “en estos momentos, en Cataluña, en lugar de generar cohesión en la diversidad, se están generando distancias y espacios: el espacio islámico y español, el islámico y el occidental. La cuestión es cuándo llegaremos al punto de confrontación. Yo creo que estamos llegando pero los políticos empezarán cuestionárselo todo cuando llegue un dirigente político, como está pasando en Bélgica, que quiera instaurar la tan temida Sharia. Hasta entonces habrán muchas fases que habrán dilapidado por el camino”

Para leer la entrevista completa, haga clic aquí: El Mundo