Investidura fallida de Sánchez: la Ley Electoral Española es un serio problema en una democracia

0
74

(Análisis de Cheikh DIENG, periodista en Paris)

Una investidura fallida comentada por la prensa española e internacional. Pedro Sánchez que ganó las elecciones el 28 de abril no ha logrado ser investido Presidente del Gobierno de España por unas discrepancias, o mejor dicho, una guerra que opone su partido (PSOE) a Unidad Podemos. Sánchez necesitaba la mayoría absoluta o una mayoría simple (más sies que noes). No ha logrado ni una ni otra.

Desde unas horas, muchos echan la culpa a Pedro Sánchez y a Pablo Iglesias y se les acusan de haber bloqueado el país “por un ministerio”, según ha dicho Albert Ribera. Pero muy pocos se han atrevido a señalar la Ley Electoral que me parece un verdadero problema en una gran democracia como España.

En efecto, nadie pone en tela de juicio la victoria electoral de Pedro Sánchez. Pero a causa de una Ley Electoral (de las más complicadas en Europa), le está escapando su gesta electoral. Es que si ganas unas elecciones y que no luego una ley te dice que no puedes gobernar sin un número preciso de apoyos en el Parlamento, la verdad es que no has ganado nada.

Cabe que recordar que Pedro Sánchez no ha logrado la mayoría absoluta en el día 22 de julio. Tampoco lo ha logrado este jueves 25 de julio. A partir de hoy, su investidura queda en el aire. Tiene un plazo de dos meses (precisamente el 24 de septiembre) y según la Ley Electoral, si no llega a ser investido, se convocarán elecciones para el 10 de noviembre.

Quizá me equivoque y si es el caso que me corrijan los especialistas, pero mi humilde punto de vista me dice que estamos ante una verdadera comedia. Y si hay elecciones el 10 de noviembre y que tras las elecciones el candidato que ha ganado no logra tampoco ser investido, ¿qué va a pasar? ¿Repetir elecciones o dejar al Rey la responsabilidad de escoger para los españoles un Presidente?

Yo creo que esta Ley Electoral, por lo democrática que sea, plantea un serio problema en una democracia. Porque si él que gana elecciones (que es lo más legitimo que hay) acaba perdiéndolas por no haber ganado la confianza de las Cortes, estamos en una situación ridícula y peligrosa.

Lo peligroso en el caso de Sánchez es que la oposición no le dará el respaldo nunca, con el objetivo de tumbar su investidura y de gobernar en caso de victoria una nueva convocatoria electoral. En una democracia, debe haber una oposición responsable y, sobre todo, democrática y la actitud de la oposición a Sánchez es de lo más fea.

España debe cambiar esa Ley Electoral ya y adoptar una como la francesa que consiste en votar dos veces (Doble Ronda). Él que gana gobierna sin necesitar obtener la confianza de los diputados. Para obtener dicha confianza, hay que convocar elecciones legislativas. Si gana el presidente, tendrá la posibilidad de gobernar sin problema, si las pierde, que apechugue.

Hoy por una discrepancia entre PSOE y Podemos “por un ministerio”, la vida política española está totalmente bloqueada por dos partidos políticos y nos vamos todo recto hacia nuevas elecciones generales si no hay acuerdo entre esas dos formaciones. Sánchez e Iglesias se han comportado de manera totalmente irresponsable y por lo tanto se han vuelto un serio problema para España.

Pero no son los únicos. La Ley Electoral también.