Israel libera 14 millones de dólares para acelerar el traslado de las embajadas a Jerusalén

0
38

El gobierno israelí liberará 14,2 millones de dólares para acelerar el traslado de las embajadas extranjeras de Tel Aviv a Jerusalén

Para lograr el traslado de las embajadas a Jerusalén, Israel está dispuesto a hacer lo que sea necesario, incluso a poner sus manos en el bolsillo. De hecho, según el periódico israelí Times Of Israel, el gobierno israelí está a punto de liberar 14,2 millones de dólares para alentar el traslado de las embajadas a Jerusalén.

En todo caso, es la decisión tomada por Israel Katz, Ministro israelí de Asuntos Exteriores, nombrado en febrero de 2019. Según Times of Israel, el proyecto debería someterse a votación en las próximas semanas. El texto del gabinete deberá especificar claramente que el traslado de todas las embajadas de Tel Aviv a Jerusalén responde a «un objetivo diplomático y estratégico nacional de primer orden».

En una entrevista concedida al medio de comunicación israelí Israel Hayom, Israel Katz explicó lo mucho que le importa este proyecto. “Reforzar el estatuto de Jerusalén en el mundo es el objetivo más importante que me he fijado como ministro de Asuntos Exteriores. Jerusalén será siempre el corazón palpitante del pueblo judío”, declaró.

“Hasta ahora, sólo dos países han trasladado sus embajadas a Jerusalén”

Según la prensa israelí, los 14,2 millones de dólares se utilizarán para facilitar los gastos de traslado de las embajadas, incluida la adquisición de terrenos para el personal diplomático, los gastos de tramitación ante el municipio de Jerusalén, entre otros. Para avanzar rápidamente, se creará un comité directivo. Estará dirigido por Yuval rotem, director general del Ministerio de Asuntos Exteriores.

El gobierno israelí, que había saltado de alegría cuando Trump anunció el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel en 2017, está algo decepcionado. En efecto, desde entonces, sólo dos países han trasladado su embajada a la Ciudad Santa: los Estados Unidos y Guatemala. Muchos otros países habían prometido seguir el ejemplo en los Estados Unidos, pero no siempre lo habían logrado. Israel comienza a perder la paciencia y quiere ir más rápido.